domingo, 14 de agosto de 2016

Soledad



De que forma misteriosa,
afilada humedad,
pétalo de malva,
al mismo tiempo,
me acojo
y separo
asfixiado 
en el corazón
entre hombres 
de manos muertas,
la corteza del alma
se despeña 
antes de disolverse
en una calleja sin salida,
los párpados se cierran
sobre los oidos,
invidente diana de ojos
sordos de tanto intento,
recuerda, recuerda
para estar despiertos,
bufanda, borceguí,
del azúcar mas puro
del linfa, del agresivo
mas sincero 
la voz sigue clamando,
golpe de océano silente,
en un negro hervor
de callada sumisión
los pies siguen andando,
continuando, su figura
en los murales del designio,
rodeada por anuncios vegetales 
y flechas de trigo verde,
profundo pigmento
de invierno enfurecido,
de alguna recóndita esencia
un átomo de tu ser 
está aquí en mi poesía 
que aumenta y anima
como nunca su acento de lucha
y autonomía.
Nunca pensé que al no verte
ni presentí que al no oirte,
te encontraría Soledad
en plazas, avenidas, salones,
teatros , parques,
esparcida en la multitud 
de mi pueblo,
déjame reposar
de la hiel y del llanto,  
compañera tú ya viniste ardiendo
con capacidad de entregar
y darse,
vertida hacia afuera
con la intensa secreción
esperanza, 
orquidea habituada
a la tierra,
mujer antimateria,
positron enmarcado
por el lacio negro y unos ojos
que a través del fin
siguen mirando
y lo que abarca 
lo vuelve posible,
no hay amor mas grande
que adquirir con la vida
el derecho de ser libre,
cuando el premio de la libertad
es no volver a perecer.


















 


 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Al norte del miedo y otras aplicaciones

El mundo se descubre por medio de uno. para hablar de ti es preciso situarse al norte del miedo y otras aplicaciones,  el futuro es un...