lunes, 16 de noviembre de 2015

Tú y yo


Íntegramente conminado
al lapso filudo que corta
ayer, de mañana,
reflejos, de sombras largas,
escuchar, de oirme en el silencio,
traer, de lo que tengo, 
conciencia mansa, 
de inteligencia vivaz.

Entre tú y yo hay
un intervalo que exige,
más vida de la vida.

Y acarrea el amor 
bajo los acordes coloridos
de la templada tarde,
sobre esa piel de menta
y el agua limpia de tus labios,
donde se inunda la voluntad,
y se transfigura la savia,
donde el intervalo se convierte
en cuatro párpados plegados
para ver más allá
de donde se clavan las uñas 
o se muerde la carne.
¿Tal vez para ver
A dónde vendrán los que vienen,
cuando el ayer es mañana
y el mañana no termina de irse?




 

 






 



 








 







No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Animal penitente

 Mi amplia prisa entrega la magnitud de mi coraje. es claridad la lumbre y empacho la luna,  Escapo en dirección a la esencia m...