lunes, 9 de mayo de 2016

Radicales libres



Mi pecana inquieta
extiende al universo
y propaga en mi
la piel del viento,
la oportunidad
es un papiro
a la mitad 
del centro del oído,
o quizás el punto
en que la muerte muere,
continuando, rotando
dos lunas crecientes
en los pechos
que muerden 
la oscuridad,  
el corazón
de todas 
las soberanías
es una vida 
recién inventada
en una pupila
que viene 
por la calzada 
de puñados,
flores y sepulcros,
en su inmensidad
palpitante conserva
un lugar para mi,
en su cuerpo
se inventó el álgebra,
allí se humedecen 
mis manos secretas,
que son propias
de la rosa, 
pétalos que respiran
y en cada exhalo
destrulle mis vallas,
mis vallas
despliegan sus fragmentos
por las quebradas 
subacuáticas
de cintura y astros,
mi pecana inquieta
envuelve la luz 
que contienen 
dos radicales libres,
uno que aspira, 
mientras ella emana
el cosmos en mi sangre.


                             Imagen de la red
                             
                            

















No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Al norte del miedo y otras aplicaciones

El mundo se descubre por medio de uno. para hablar de ti es preciso situarse al norte del miedo y otras aplicaciones,  el futuro es un...