jueves, 16 de febrero de 2017

El polvo de los días



Este es uno de esos poemas
que evade el sumidero 
como al librero que sugiere que hacer,
mis preguntas sólo encuentran respuestas lógicas,
si no fuera porque tus ojos sostienen al cosmos
y mi cuerpo es mas versátil,
si no fuera porque me reintegras al futuro
que ha sido siempre lo que soy
o lo que dejo de ser, 
he sobrevivido,
en tus labios yo beso lo que el porvenir confirma,
la modestia de tu sombra,
la arenilla, la existencia que precipita la alegría,
lo que sé, es sólo el polvo de los días,
el amor las gotas saladas de los elementos,
todo cuanto hay es para que yo sea,
tienes cogida la rapidez del viento
y yo la oscuridad pura testada por mi padre,
las voces no se quedan quietas
ni soportan un ilegítimo color,
el instante se desocupa con cada signo,
he conjugado en mi tus dolencias,
un nudo firme de incoherencias,
yo de tus rasgos solo el trazo. 
no alcanzo a contar las estrellas,




 
 
 
 



 
  




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Al norte del miedo y otras aplicaciones

El mundo se descubre por medio de uno. para hablar de ti es preciso situarse al norte del miedo y otras aplicaciones,  el futuro es un...