domingo, 5 de febrero de 2017

Juego de luz


Vengo, viniendo por el silencio,
con un venir hasta hoy eterno.
Con manos para arar el suelo,
aquel que bebe nuestros pasos,
a ti heredera de la amplitud,
enagua del azahar,
poseedora del susurro de las olas,
a ti, que te has erigido para des esterilizar 
lo que se esconde en el olvido,
te dono el crepúsculo de mis ojos
pero también el reloj de mi presencia. 
No oígo como el sol impacta en el aire,
pero sí el canto que brota 
del cosmos de tu boca,
tú mujer, tierra, leche y miel, 
raudo destello, juego de luz,
para entrar en ti, hay que despojarse
de los colores antiguos,
de los cabellos extendidos
desde la noche de la historia.
Tus fábulas y tus labios,
son propietarios de mi pecho, 
abierto, palpitante, sincero.
Reina de todas las flores,
eres el verdor que tenía que llegar,
¿acaso sólo con los oidos
desentrañamos la verdad?
la tardecita calurosa de febrero
arrulladóramente mece la copa de los árboles,
y me dona uno que otro trueno,
entonces eres la lluvia que se lanza,
hacia los sentidos, hacia la esperanza, 
amo la claridad carmesí con que apareces,
lo que contienes, emanas y amas.









3 comentarios:

Animal penitente

 Mi amplia prisa entrega la magnitud de mi coraje. es claridad la lumbre y empacho la luna,  Escapo en dirección a la esencia m...