domingo, 29 de enero de 2017

Banderas



Mi cuerpo tiene más banderas rojas
que tú venas,
sobre tu regazo de piedra verde
el sol cae perpendicular,
de ti viene lo que perdura,
lo que resiste,
lo que nos descubre la mañana
a borbotones,  
no preciso el océano
ni el regreso de la ola
para beber el agua que viertes,
sin cascara, desnuda, limpia, 
tu tienes la risa contagiosa del rocío,
el viaje que comienza en los pies
o en las alas que llevas,
yo sería sólo una proteína interestelar
pero soy un lugar, una criatura
que empuña el tiempo
y los aromas del mundo,
en los ojos de ardiente cauce,
el objetivo de la vida es lucha,
inquietud, movimiento,
ante el brutal silencio que no culmina.
Yo sería una proteína interestelar
pero mis tallos empolvados
sorben la lluvia azul
para romper la muerte con la semilla,
soy quien toma el aire de tu aliento profético
para componer las manos con el amor,
migaja de luz fugaz,
soy un corazón para ti
con la misma edad del cielo.













 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Animal penitente

 Mi amplia prisa entrega la magnitud de mi coraje. es claridad la lumbre y empacho la luna,  Escapo en dirección a la esencia m...