lunes, 16 de enero de 2017

Abismo de luz



Qué simple eres,
enérgica geológica,
aflora de nuevo el corazón 
que te descubre,
he localizado el trayecto
en el aire reunido
dentro de tus pupilas
de cima, de mar,
hay un amparo real,
algo que en verdad existe
a tu talle de hogaza
pongo mi hambre
y le facilito mi alma,
mi identidad surge
a través del entusiasmo 
de tu boca de manzana,
resurjo cuando de tu risa
aprende a reír el cosmos,
se como despepitar la uva
y masticar la carne,
con un hueso partido
giro sobre mi eje
donde no lo hace el mundo,
contigo mujer, situé
como nunca antes
mis pies sobre la tierra
con mi corazón hecho
de sal propensa a las palabras,
con mi corazón inventado
para el abismo de la luz
que nos escucha en silencio. 



 


 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Orquídeas I

No sé si es caer, pero caigo  en el abismo hipnótico de tus pupilas, hoyo negro  donde la luz tiene razón pero no asidero. Vas cubiert...