lunes, 21 de septiembre de 2015

Hortensias y astromelias



Un rubio tenaz como la marcha del día

colma la tierra hasta sus lindes azules,

esta tibia mañana se pone los zapatos

con los que se anduvo ayer.

Voluntad: esa taza de café pasado hoy

a gotas de sudor y paciencia.

Amo la vida y disfruto vivir

a la intemperie donde se propaga 

el color libertad y algunas sombras

de inspiración sin salvas ni aplausos.

En medio, un ramo de Hortensias.

Saber más no me hace, me habita

un siervo insatisfecho y con dolor.

No soy ni ayer ni mañana, a tiempo amaneció,

madurado por los trinos verdes, gruesos

y todo aquello que no se quiere oir.

Tengo sed del destello miel que abate

el desconcierto del crujiente precipicio.

Detento al niño que sale de él mismo

y con sus manos escribo con el alma en la boca

hasta escuchar la sonrisa silenciosa del universo

que escapa a los escombros del futuro.

Nadie posee tu pulso de cereal

ni la fuerza de los pasos que son empuje,

siempre simple empeño hacia adelante,

tampoco la luz que extirpa vida a la muerte.

Has aceptado mi rendición sin ínfulas

y entre labios y astromelias nos regalamos el  presente.  




























































No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Arrebol

En la mitad de la noche tu corazón es un rebosante candil donde se articula la gama del amor sobre el calor del tiempo, presagio que ll...