martes, 15 de septiembre de 2015

Setiembre I



Es fucsia la algarabía,

húmedo el destello 

crema de la cerca,

los labios un corredor 

a la decencia de tus besos,

setiembre oscila 

como el ruiseñor ante la flor,

cálida la hora contenida 

en la miel de las abejas que miran

más allá de la noche 

que no defiende nada.

Desde los oceáno y las doce piedras

traspasaste la aurora y el crepúsculo

llenaste con trinos coloridos,
 
los versos y la poesía,

abatiste la muerte

en la amplitud de sonreir juntos.

Con las manos que levantaron 

la avena por los aires

y la diana sal de tus dedos solidarios.

Todo cuanto sé del amor

es que tú lo eres todo,

amo tus ofrendas simples, 

la suavidad de tu piel férrea.

En tus brazos lo mejor que hay

tus pasos inspiran jadeos al sol,

eres la vida que merece ser vivida,

lucecilla discreta tras el alma.






















 







No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Arrebol

En la mitad de la noche tu corazón es un rebosante candil donde se articula la gama del amor sobre el calor del tiempo, presagio que ll...