sábado, 24 de diciembre de 2016

De mi para ella



Alza los ojos de miel
y el aire le hace caso,
corre raudo a despertar
colores, aspectos,
induce la energía,
lo que aflora de la tierra
y perdura, verbo 
en cuya progresión
aclara y se tuesta 
el molde de pan,
ebulle del agua café,
ella no simula vivir
ni se ausenta de mi
cuando se aleja,
acepta el amor
de mis entrañas.
De su interior fluye
el agua de todos los ríos
que se vierten
en mi felicidad ingenua,
el viento canta
en sus cabellos y
el cielo se estrella
sobre sus pies de tierra firme
y sus venas de esperanza.









No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Catarata

Una flor cristalina me admite en su regazo, en vano el otoño insiste en helar lo que no va a morir mis huesos doblegan el frío de los día...