domingo, 17 de septiembre de 2017

Entre lomas y muslos



Me permito algo de la luz del aire
es evidente lo que hace el tiempo
mientras aún estoy pensando
he aquí mis propios lindes,
toda perfección gotea por tu ropa,
eres igual que la luz en su gesto de ofrenda, 
la abundancia de la tierra se suelta
sobre el universo de tu cuerpo,
como reluce tu rostro sin azar,
como se enciende el amanecer de tu mirada
lo que he anotado a dos dedos de tu boca 
lo leí en la piel de tu cintura,
has traspasado luchas y muerte
perdura, perduras en tu sonrisa ávida
esto que se abre soy yo
entre lomas y muslos
quiero oír sólo esa herida
no puedo esconderme de mi,
la humildad crece entre flores y hierbas,
entre el pigmento jugoso del roble,
con el aliento claro y los ojos fértiles.  
Con temblores y dolores llega la primavera,
el día cabe en la mariposa que cabe en tu mano,
dedos de hogaza para la merienda,  
mis poros sorben la leche azucarada de sus labios,
aún no puedo cosechar arco iris,
pero sí perdurar en tu soltura
mi capacidad de asombro juega con mi infancia,
tu silencio me invoca de una manera diferente,
sustancia de piel, de túnica, de refugio, 
al calor de los cuerpos hacemos la vida.


                             Imagen de la red










No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tejedora de la historia

Tus dedos de tejedora de la historia,  de piel acelerada por los sueños trenzan firmes puntos de avena fresca sobre la confianza del hom...