jueves, 28 de septiembre de 2017

Pretendo palabras



Bajo y sobre la copa de los árboles 
arde la tarde,
debe ser como las cinco 
y calma,
el canto en corcheas 
ligan el alma,
los pájaros siempre puntuales en dar gracias.
Conocen las flores lo que les pertenece,  
yo también pretendo palabras,
por ti a todas las mujeres que recolectaron mis partes,
que ni la orografía ni el apego rompan la alegría intacta
o el caudal fresco que brota de tu lengua. 
Me asomo desnudo al huerto,
así soy y no de otra manera,
hecho de versos con claror azulado, 
discretos labios humidifican el tiempo,
culminaciones naturales 
aliñando las formas del fuego
lo interminable se resume en un racimo,
eres ese fulgor musical del que se nutre el espíritu,
veo como con los ojos cerrados 
descubres las aberturas del agua,
obertura de colores y aspectos,
cada verso es también un paso hacia tu cuerpo,
un paso no sólo son letras,
tu esencia lo declara,
oh resplandeciente hortensia suelta en la espuma,
permite que tus caderas corrijan el curso, 
porque mira la guitarra alcanza en la palma de mi mano,
ella no puede contra la noche
porque no posee el poder de tus labios,
o el de tus ojos asomándose o el de tus manos arando,
cada poema un tacto cimbreante,
un puente sobre la brecha,
detentas en tus dedos el vigor para convertirse,
aunque tú esperabas que fuese, soy el que ha venido,
tú y yo juntos, amplitud que se interna,
allí se sustenta la inalterable ternura,
como el olor del mar en una gaviota.



                             imagen cogida de la red

    




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Alegría y regocijo

Nuestros cuerpos parten el aire en lenta primavera que rueda sobre las horas con un golpe de insomnio, desde la verdad final que reside e...