jueves, 28 de noviembre de 2013

En busca de un abrazo





La curvatura me devuelve al mismo lugar,

ahí donde empecé a conocer algo,

y aunque piense que la tierra es vasta

que más allá del extenso planeta están las estrellas

y más allá de ellas las cercanías de mi especie 

aún más lejos el gobierno de mis pensamientos,

mi dignidad no está en Marte ni en cuanta esfera

lejana podamos  andar o alucinar hegemonía.

El cosmos es lo que es, lo que fue y lo que será

el universo está en pie de lucha, en las caras 

pintadas de los sioux, ashánincas, zulús, metztli xictli,  Qosqo, 

en busca de un abrazo del mundo.

Conozco los límites de la inexplicabilidad, pero 

quiero la tierra recuperada

al igual que todos, que los que vienen,  

que los que acaban de llegar. 

Nos acercamos en escalofriantes  recuerdos

a los mayores misterios,

donde lo normal, lo incalculable,

es el inmenso vacío, desolado, frió y universal

¿qué es nuestra vida? ¿algo raro y dolorosamente precioso?

Me rindo al Señor de los mundos 

conscientes e inconscientes.   





2 comentarios:

  1. a los mayores misterios,

    donde lo normal, lo incalculable,

    es el inmenso vacío, desolado, frió y universal

    ¿qué es nuestra vida? ¿algo raro y dolorosamente precioso?

    Me rindo al Señor de los mundos

    conscientes e inconscientes.
    HERMOSO E INGENIOSO!!!!!!!

    ResponderEliminar

Huesos púrpuras

Mujer tu nombre es el amor, rosa de fuego en la noche gélida de los andes, mi necesidad un cuerpo  que descubre sus misterios,  eres ...