sábado, 16 de noviembre de 2013

La flor




Soy del público popular

que disfruta del cosmos

-misteriosa armonía -

con el que me nutro

constantemente,

el espíritu de lo que escribo

es solo eso,  el espíritu

del mismo libro redactado

a través del tiempo en unidad

con el espacio,

no soy una isla pretenciosa.

En mi visita al cielo

no fue necesario que arrancara

ni una sola flor de muestra,

ella regresó conmigo por su voluntad,

sin marchitarse en el camino

y permanece fresca como el primer día

inclusive contagia su permanente  rocío,

cuando dejo de soñar hablamos

sin que me pertenezca en lo más mínimo

toda esta cadena de hechos conscientes.

Esa misma flor que estuvo aquí

hace muchos años atrás, igual que yo

y  el ruiseñor, que Adán y Eva,

Ulises y Penélope, Romeo y Julieta

Tristán  e Isolda, tú y yo,

somos los mismos

como  el ruiseñor

como la flor.   




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Al norte del miedo y otras aplicaciones

El mundo se descubre por medio de uno. para hablar de ti es preciso situarse al norte del miedo y otras aplicaciones,  el futuro es un...