domingo, 3 de enero de 2016

Vaticinios


La luz, el agua, la tierra
alcanzaron su mejor fruto 
en tus ojos de mujer tierna,
ese par de signos silenciosos
hablan con voluntad propia
y aclaran el mundo.

Ese par de sencillos vaticinios
que descubren fulgores, lágrimas,
también confianza,
en ellos se aviva el trama del día
y se extingue la complejidad.

Binario, amplio esfuerzo,
de lado a lado
cocinan la noche,
aran con su gracia 
surcos de chirimoya
en mi pecho de rios
y cosechan la verdad del bosques.

Esos ojos de trigo resuelto,
de colibrí al viento,
tienen las páginas de la historia,
espejos  inocentes
de uno mismo y de todo,
ojos de calma, cantores de origen,
no dejes de alumbrar mis versos. 








 

 





 
 

1 comentario:

  1. somos hijos de la luz,por eso siempre nos gustara una noche estrellada...

    ResponderEliminar

Celosías

Mujer, he recogido unas paltas para ti, mira como el árbol nos tiende su mano, quiere enseñarnos el poder de soñar, nos dona un signo e...