martes, 28 de junio de 2016

Tu cuerpo



Te semejas
a toda la tarde,
el sol de Chacla
a la mirada perspicaz.
Tu cuerpo es luz
en medio de la ignorancia,
la ignorancia no es opuesta,
ella filtra la claridad.
Todo es parte de él,
y puedo acariciarte
espina, grano de miel,
novia del arándano,
la fuerza de la tierra
se desprende de ti.

Los tordos se cuelgan
del frío viento
de fines de junio,
y yo de los rayos
de tu fronda fucsia,
abrigas en mi entender
tus violines húmedos, 
vibran al aire seco 
tus pigmentos que albergo,
en mi boca se aloja
tu viña de piel alegre.

Anotado quedó
el rasgo vigorozo
de tu nombre,  
destello de zumo
erigida de polvo y cielo,
continuaré en tu gracia
para reiniciar 
el firmamento.


















No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Arrebol

En la mitad de la noche tu corazón es un rebosante candil donde se articula la gama del amor sobre el calor del tiempo, presagio que ll...