martes, 14 de julio de 2015

Mujer cuántica





Por encima de la casualidad,

las nubes viajan,

al sol esconden,

sangre de vetustas plegarias,

el amor aunque duele,

aunque todo lo agita

es lo mejor que existe.

Para sorpresa de ambos

el manzano floreció y 

el gatito perdido regresa

a maullar sobre el muro,

para que me escuches tú,

el universo entero y

mis oidos se afinan 

con tu voz,

tu albedrío es tan hermoso

que no puede 

ponerse en palabras,

sino de par en par 

mis alas al viento, 

cuán suficiente 

para mi vida tu torso
 
que escala  yema a yema

por mis manos calientes,
 
dulce, el paraiso tiene 

el sabor de tus labios,

allí en ese instante 

el mundo nace

entre fluídos ciegos 

y tus manos blancas,

mujer cuántica, 

mía y tuya 

en una sola variable,

vinculando en el contacto 

dos fantasías,

mujer, en tu existencia 

se resume el amor,

y cuán minúslcula es la mía.





























 










No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Arrebol

En la mitad de la noche tu corazón es un rebosante candil donde se articula la gama del amor sobre el calor del tiempo, presagio que ll...