jueves, 6 de agosto de 2015

Potra avellana



Hoy es un largo ahora,

donde claudica el huraño

y solitario tallado de una pieza.

Hoy es un largo ahora,

un santuario 

para dar gracias

a alguien por llevar 

aún la vida a cuestas.

Hoy es un signo 

continuo.

Continúo

sujeto a una neblina 

de rosas y jueves,

de lunas y mareas altas

donde caben 

hombres tiernos,

y las espigas 

que oscilan en el día

y cosquillean

las entrañas de la noche.

Amor de sol a sombra 

y viceversa,

de los cantares

de carne sureña,

donde se enseña 

el dolor con llanto,

(entre luces, voló

el colibrí

a los caminos,

por néctares

de greda y niñez)

 y la alegría 

en una mesa breve,

donde se aprende la vida 

desde el barro 

que alguna mano 

moldeó a su fiel deseo.

Amor, en nosotros 

nunca se cocinó el invierno

sin primavera,

ni la mañana sin rocío,

amor hoy es un largo ahora,

para la potra avellana

y los besos de arcilla clara.

 













No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Huesos púrpuras

Mujer tu nombre es el amor, rosa de fuego en la noche gélida de los andes, mi necesidad un cuerpo  que descubre sus misterios,  eres ...