martes, 4 de agosto de 2015

Señales participes



El viento 

sutil de la tarde,

danzan las copas 

de los árboles.

Pertenezco al viento 

y al árbol.

Resulta entretenido 

ser sauce, 

pino, eucalipto, 

ramas alegres

y señales participes, 

resulta divertido

balancear las copas.

Vengo del aire.

Cabe en un pliegue 

las certezas.

Raices y cortezas remontando.

El cielo 

pintado de azul,

matiz de la tarde, 

la tarde transmite 

bondad paternal,

pertenezco al cielo. 

Aunque en la tarde

también hay algunas 

puertas y preguntas

que se abren hacia adentro.

Hay una incógnita intentando

ser hombre, 

mientras tú,

fresa grande, 

planice de azucenas,

en cada canto puro

te duplicó la tierra,

oh amada mía, campiña

de trigo y miel

en ti se defiende la vida,

creación auténtica

presente al futuro.

Le pertenezco a la vida

que en la tierra se alumbra

con tu seno.






 




















No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Orquídeas I

No sé si es caer, pero caigo  en el abismo hipnótico de tus pupilas, hoyo negro  donde la luz tiene razón pero no asidero. Vas cubiert...