miércoles, 9 de marzo de 2016

impecable



En un soplo
tu mirada rápida,
sonriente,
como las nubes
envuelven el mundo.
Esa mirada fugaz,
en mi
se hace interminable,
se expande 
en mi sangre,
en mi poesía 
al aire libre.

El palto florece
como cada marzo
sobre el suelo
sofocado por el sopor
del verano limeño,

A las cadenas
no le faltan eslabones,
persistencia
ni personas sujetas, 
como al aire brillo
cuando te roza
la despeinada mañana,

Todo termina por morir
menos la vida
ni sus sílabas de sangre
savia, piedra
ni la expiración 
de cada tarde.
ni las palabras
que se estiran, encogen,
dilatan y cambian de estado,
ni la enigmática profundidad
con la que tu impecable cuerpo
y tus ojos miran.  







  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Animal penitente

 Mi amplia prisa entrega la magnitud de mi coraje. es claridad la lumbre y empacho la luna,  Escapo en dirección a la esencia m...