domingo, 20 de noviembre de 2016

Brío


Carece de pasado
irreparable,
el ahora llano
me confía la vida
en una mirada tuya,
agujereo la noche
para coger el alba
en tus manos,
el brío se alimenta
en ellas, 
así amanece con los
primeros destellos
bombeados en mis venas
por ti mujer.

Mi corazón a dos dedos
del cielo que gotea
todos los colores,
en tu boca se defiende
la alegría, los besos, 
los versos, primero fue la noche
luego los aromas fuertes
de las flores esparcidas
por aleteos celestes,
caudal de música
que tiemblan en mis brazos,
tus labios me han tocado
desde todos los caminos
de tus dedos blancos, 
esencia de madera,
conozco cada linea de tu palma,
semillas en vuelo
tierra fecunda que me habita sembrada de persistencia,
sólo tu amor libera.











No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Arrebol

En la mitad de la noche tu corazón es un rebosante candil donde se articula la gama del amor sobre el calor del tiempo, presagio que ll...