jueves, 10 de noviembre de 2016

Noviembre inmortal


Con un bálsamo de melodías
se aromatiza la cadencia,
en ella se define la ternura,
saludo de pie a la alegría
que hace mi noviembre inmortal.
 
No existe destello mas puro
en este cause donde la tarde
se arroja lenta al final del día
que la manera celeste en que respira.

En tí está plantado
mi hoy infinito de estrellas
mi boca que incendia y pide
mi agua con sal y arena,
las palabras que callo y exudo.

Me equilibra la tierra 
de la que está hecha,
que me coja las manos y me beba
con su piel de jornada,
inagotable andurriega
de alas por los cielos.
























No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Azul liviano

La luz no sabe otra manera de ser terruño, de escudriñar las anteras de azul liviano, de apartar del barro las semillas  con las que...