miércoles, 30 de noviembre de 2016

Prodigio


Respiro, oh esplendor de la vida
la claridad celeste de tu boca
entre los cipreses verdes del alba
y el río del instante en el que estoy,
en ti se apilan las fresas y los jazmines,
el beneficio de la vid
y la voz violeta,
trópico del mundo,
tu boca es tan limpia
como el cielo recién lavado
como las lágrimas de un bebe
en pos de sus mamas,
allí nazco cada mañana,
de ti se levantaron
los sonidos de los pájaros,
trinos, aleteos, libertad 
y culminan las noches
semilla de piel con la que oigo,
dejaste caer la suavidad del durazno
sobre mi corazón 
y  cada rincón de la tierra
se enciende de tus ojos,
Devoraste la distancia
el tiempo, todo en ti es logro
con miel en la mirada,
se abrieron todos los colores
en toda forma de pétalos,
en ti alojaste el interminable cariño
para que en tus brazos lo sintiera,
fruta, saciedad, abundancia,
eres el prodigio
que me incluye en el cosmos
de tu sustancia, 
entonces disfruto de la emoción
de viajar por el universo. 



 
 


 
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Animal penitente

 Mi amplia prisa entrega la magnitud de mi coraje. es claridad la lumbre y empacho la luna,  Escapo en dirección a la esencia m...