lunes, 20 de marzo de 2017

Racimo a racimo



Amo la ternura que se inventa en tus manos,
el olor del café que se filtra por las ranuras,
descubrir poco a poco todas las alegrías,
entregarle a tus dedos la profundidad de mi piel,
tus pies que van, todo viene de tus piernas,
tu voz que avanza de mi interior se alza
tu sustancia es un signo, 

pétalo a pétalo elevas los días,
la vid definitiva se siembra en nosotros,
racimo a racimo llega el reposo, 
los leves gatos de tu pelo regalan miel,
tu mirada categórica sostiene el cosmos
desde la intensa raíz que perdura.
Hoy ha venido este mañana
bebo de tu corazón belleza,
un verbo en la ribera del mundo
alcanza a decir lo indecible,
como la efervescencia, sonríes,
sabor a guayaba de nuestro jardín, 
clavas las uñas en la armonía
y fluyen rasgos de silantro,
en tus hombros de mujer
cargas mi interés de hombre y 
destruyes el muro que nos separa.
 
Pero el amanecer nos despierta 
con noticias muertas,
está la calle escribiendo el diario
de la exigua inspiración 
que concebimos con los cuerpos.
¿Por qué buscas la luz calle arriba,
si de tu faz sale la claridad del día?








No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Al norte del miedo y otras aplicaciones

El mundo se descubre por medio de uno. para hablar de ti es preciso situarse al norte del miedo y otras aplicaciones,  el futuro es un...