miércoles, 12 de abril de 2017

Relámpago de cristal


 Antes que me viera en tus ojos
nada me sostenía, nada significaba, 
colisionaba con las arterias y los huesos,
la confianza era un fragmento sin brillo,
en las manos todo era arena,
el aspecto carecía de aliento.

Pero tú mujer
has abierto las puertas del mundo,
y aromatizado el asombro,
relámpagos de cristal
que me afincan a la tierra,
sutil color en el que me revelo,  
se desde donde se alzó el cielo
y cual es el maná que nutre.

Amo ver por entre tus pestañas 
la proximidad de lo siempre mío,
la alegría fiel, la ilusión frutada,
tus caricias, como luz indomable
se ha grabado en mi esencia 
abrigo resplandeciente,
amo hallar en tus ojos 
el deseo y la sorpresa,








 




 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Al norte del miedo y otras aplicaciones

El mundo se descubre por medio de uno. para hablar de ti es preciso situarse al norte del miedo y otras aplicaciones,  el futuro es un...