sábado, 12 de diciembre de 2015

Hervor



El rebrote repentino de la sangre
reune la luz entera del universo,
allí está el hogar, la roca, el mar,
la espalda, el rostro, 
en la oscuridad relámpagos,
talle, boca, espuma 
dos cuerpos en oleaje,
flexibles pieles verbena,
son a veces dagas
y otras amparo,
labios con néctar despuntados,
dedos noche y despertar,
allí también está  entreabierta
la confianza colateral,
el agua que lagrimea sal
sobre sonidos intensos,
una grieta en el silencio de pupilas
observantes previsoras
desglosan miradas miel,
lo que estaba muerto
regresa a la vida,
ocupan el espacio que los admite,
detentan prosperar sin recuerdo,
son raíces, antibiótico, son mar,
olas burilándose
expirando de sed, 
cincelándose en el aire,
astros en movimiento de hervor.



 
 


 
 

 
 
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Animal penitente

 Mi amplia prisa entrega la magnitud de mi coraje. es claridad la lumbre y empacho la luna,  Escapo en dirección a la esencia m...