miércoles, 2 de diciembre de 2015

Por defecto

Tiernos brotes del mar 
sobre su cabeza,
la niña de savia no llegó andando
por defecto estaba allí fluyendo
trepando el mar a paso lento
oleaje, oleaje, múltiple reflejo de agua,
permanece viendo nuestras vidas abiertas
líquido de pecho descubierto
presto, aplicado,
zambulléndose en el océano 
salado y seco.

Su mirada tiene sed 
de media tarde de verano
y retiene el último mes del año,
el subir,  bajar, el ir y venir,
el reventar de la roca pálida, 
su mirada de raíz de olivo
muere y nace en un destello,
sabe que el oleaje antiguo
pega en la roca igual que el nuevo
olas, sonidos, lapso, agua,
quisiera saber si nos hallamos
o somos su ilusión. 




Oleo de Viviana Kupman 



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Al norte del miedo y otras aplicaciones

El mundo se descubre por medio de uno. para hablar de ti es preciso situarse al norte del miedo y otras aplicaciones,  el futuro es un...