martes, 12 de abril de 2016

Cimiento


Al impacto de la ola
le viene el silencio
la claridad, la rosa,
el choque interrumpido,
el otoño y mi condena.
 
Para no estrujar el tiempo
con palabras que insisten
y se ajan y nos gastan,
el silencio nos asiste
entre ola y ola,
a través de lucha y traba
a querernos 
como auténticamente
somos y no como
tendríamos la exánime
imposición de ser.

Tersa es la bonita
como el acorde y la 
acústica,
soplo insondable,
rubí, paño, cereal,
cereza clara.
Contra la ola
conduce su fuego,
para formar el océano
en un pestañar
de estrella,
su lumbre de fina camelia
y su nombre de sustento
ígnea paloma
con talle de mujer,
toda la autoridad 
de sus caderas
y las margaristas
salvajes de su infancia 
reclaman mi boca,




 
 
 
 






 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Arrebol

En la mitad de la noche tu corazón es un rebosante candil donde se articula la gama del amor sobre el calor del tiempo, presagio que ll...