jueves, 7 de julio de 2016

De pie sobre la tierra



Aún 
de pie sobre
la tierra,
cuando la tierra 
de pie en nosotros,
somos el misterio,
el misterio mismo
que en hervor de sangre
libera la guitarra,
lo que dice la gracia
cuando silencia,
le falta voz
pero habla
corrientes de raíces
y de linfa
por las veredas 
de tu cuerpo,
oh poesía, se tú
e intenta dar frutos
de hierro y pañuelo,
que la carne grite
la historia 
de sus lenguas,
dócil arma, 
fiel consuelo, 
mujer madero,
que mi verso
no te manche.

Mi camino se une 
al de todos,
cuando renuncio
a atarme de manos
el corazón mira 
hacia los puntos 
de claridad
y oscuridad
hasta que un relámpago
de fulgor y terror
me detienen 
como una aparición
en medio de la calle.

Los matadores revisan
donde sobran seres humanos,
el tercer mundo,
los sobrevivientes del hambre,
devorado por los dos cielos,
respiramos,
antes de perecer,
sus elementos,
con exactitud
combaten
lo que ha sembrado,
pero estás tú
poesía para entregármelo
todo, para eso
estás en la tierra,
el que continuemos
amándonos,
un milagro,
mi cara, oprime
tus labios,
ellos, de donde
se eleva el misterioso
ingrediente de mis versos.


                             Imagen tomada de la red 




















No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Animal penitente

 Mi amplia prisa entrega la magnitud de mi coraje. es claridad la lumbre y empacho la luna,  Escapo en dirección a la esencia m...