jueves, 9 de enero de 2014

Hagámoslo



Hagamos el amor cuando despunte el día

al pie del monte y de la noche fría

en medio de las doce piedras

donde se enredan las hiedras,

con todos los pueblos y su  tierra

en opresión,  a la mitad del desierto,

cuando nos toquen las campanas del destierro

al sonar el blues  y al no avistar el puerto,

cuando se cuenten las estrellas

y al buscar  te encuentre en ellas,

hagámoslo, cuando vuelva el  miedo,

cuando regrese infante

atravesando el bosque mentolado

al calor de la casa aunque distante,

cuando el nunca, desaliento del inmundo

nos pise persistente los talones,

y las flechas apunten al latido

cuando el congénito pánico a la existencia

nos oculte la piel de la verdad, hagámoslo

cuando los vientos de guerra,  la paz armada,

y el tiempo  parezca largo,  la espera incierta,

y con el metal batido se fabriquen ídolos,

en el instante que los acordes nos vibren

antes de que nos entierren vivos y de los planes nos resten ,

cuando recuerdes y olvides, mientras todavía vives

en los griteríos del insignificante en las plazas,

al aplacar la ira, al renunciar al castigo,

hagamos el amor,  compartamos el trigo

que aún el tiempo está de nuestro lado,

aunque se vayan los años y nos cueste la vida.







No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Al norte del miedo y otras aplicaciones

El mundo se descubre por medio de uno. para hablar de ti es preciso situarse al norte del miedo y otras aplicaciones,  el futuro es un...