viernes, 17 de enero de 2014

Tus ojos café




Vivo para escribir, tu rosa bella

que creces de la tierra hacia los cielos

que detienes el tiempo cuando te veo

¿es que vives para que yo te admire?

o somos dos almas que amando respiran

el aire que nos procuramos a cada instante

oh rosa preciosa de momentos sin fin

que no se aparta, ni mengua, ni se desvía,

aclara su luz con lo que idea,


sucede en el paraíso de sus pupilas

donde olvido lo que fui y me reinvento

en la tranquilidad que encuentro a su lado

hoy he comenzado de nuevo

con el firmamento de techo

y las montañas de columnas

y tus caricias tiernas de impulso

eres pétalo sedoso flor y rosa fuerte,

como el amor que descompone la muerte

sueños donde se enciende la sangre

que pinta los versos


refrescante bocanada de aire

de una cierta mañana

cuando calienta el astro

y se avista clara la luna.

Mira cómo se acerca tu voz

cómo llega a mi ventana


saltando por los montañas

mi amada habla y dice

levántate compañero mio

porque, ve, lejos quedó el invierno

y ahora habito en tu jardín

que preparaste con tus manos.

Canta tordo la canción

alegra la aurora y el ocaso,


amo la fragancia 

de tu paisaje mujer

de la mirada horizonte

de tus ojos café


que conceden y advierten

ruido cadencioso de las aguas

precipitadas en su carrera

por nuestros cuerpos

ecos retumbantes

en las quebradas del alma


amor lozano, sencillo, fecundo,

eres más bella que el sol

más hermosa que el cielo estrellado


más luz que la luz

porque ni la noche te vence.  

  


















1 comentario:

Al norte del miedo y otras aplicaciones

El mundo se descubre por medio de uno. para hablar de ti es preciso situarse al norte del miedo y otras aplicaciones,  el futuro es un...