martes, 18 de octubre de 2016

Certezas



Yo te vi en la ladera
contentar al infinito,
abrirte paso, prosperar,
el sol no era suficiente
sin el agua,
de tus vastos ojos
procedieron los colores
que relataron la campiña,
sé de donde viene 
y a donde va la claridad
con la que tuestas el pan,
Yo te vi,
sin pedirle peros al olmo,
abrazar al eucalipto,
el ficus, el nogal,
las violetas africanas
con sus matices,
los duraznos,
con tu sangre verde,
alzar vuelo simple
en el revoloteo del colibrí,
de la golondrina, de la abeja,
flor a flor transformar el día,
yo te vi correr 
como un galgo
tras su albedrío,
como un mustang tras
el espíritu del prado
que lo acoge, 
la certeza se hizo en ti
con ella has entrado a mi savia,
y de este modo te necesito.






 




 





 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Arrebol

En la mitad de la noche tu corazón es un rebosante candil donde se articula la gama del amor sobre el calor del tiempo, presagio que ll...