jueves, 30 de abril de 2015

Castañas




Flexible y azul es el autor,

yo, tal vez un dardo tenue,

entre verbos vertiginosos y una rosa roja

que hace con sus espinas barquitos de papel

y horas extraordinarias, 


temprano es como un témpano en el desierto,

cree que la poesía es amor y cambia el mundo,

yo tal vez soy un dardo tenue, mientras,

la rosa roja sabe que la ternura es tan bella

cuán más aún mojada por lágrimas,

sus oidos fueron silencio hasta que 

rasgó la mañana con sus ojos de castañas,

artesana de lo mas profundo que conoce,

dispuso sus pies entre cataratas y cascajos

a pesar de todo, su naturaleza está intacta

entiende que la razón de estar vivos es el amor.

Lleva un halo de púas y la cabellera suelta,

habita en el refugio de la lengua,

araña los secretos del tiempo,

se nutre de la roca sanguinea

y de la prisa primaveral,

su talle le dá valor pleno al espacio,

se hace veloz y luz fulminante

en la vitalidad con la que vuelve.

Se instruyó en el abecedario de la lluvia,

del sol y una guitarra distorsionada,


preparó sus manos para atrapar 

los rayos y estrellas fugaces,

y cubrió mi corazón con su piel 

de madrugada

sin preguntar quién soy ni a donde voy.



 













  

 








No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Orquídeas I

No sé si es caer, pero caigo  en el abismo hipnótico de tus pupilas, hoyo negro  donde la luz tiene razón pero no asidero. Vas cubiert...