domingo, 31 de mayo de 2015

Jengibre y laurel



Te quiero ahora más 

que hace dos instantes,

más que los madrugados 

compradores de lunes,

más que los pechos 

exhalantes de silbidos roncos

y que un chal enrrollado 

en la cintura de dos bicordes, 

de silencios y arremetidas simultaneas,

te quiero más que la delgadez 

surcada por venas,

más que el cónsul 

a sus requerimientos familiares,

más que la automática 

insistencia que nos lleva a nada.

Te quiero cuando dejas 

a tus labios ser alcanzados,

como los olores caminantes 

de jengibre y laurel,

te quiero más 

que las diferencias 

entre unos y otros,

más que la afirmación 

y la negación coincidente,

mas que un pellizco 

a la dialéctica de algodón de azucar,

aún falta que te quiera más, mucho más,

como el campesino 

a sus sembríos de manos y sueños,

como la tierra sedienta 

a que se desprenda en gotas el cielo,

mucho más que el águila

 a su eterno airoso vuelo,

más que a mis figurillas literarias 

y a las de otros,

más que a la existencia eventual 

de la música de madera

y la luna de cristal,

te quiero más que a las cicatrices 

sobre la piel del tiempo,

más que la tierra 

a sus trópicos y elípticas imaginarias,

más que a una fruta 

y a un puñado de almendras,

más que un vaso de vino 

en un crepúsculo invertido,

más que descubrir el universo 

a través de libros,

más que entregar un misterio 

y evaporar un hechizo.

Te quiero más que al dominante 

afan de imponer pareceres,

y convicciones, 

más que al cutis curtido 

y al nabo incurtido.

te quiero como el mar a sus burbujas, 

imponiendo el ritmo

con esas caderas de fluído 

y tus ojos de curiosidad. 

Te quiero con ese minúsculo

pedazo de pulpa que se dedujo de la tierra

con ese soplo caliente e inmenso

que asciende desde la superficie,

te quiero como el soberano clamor 

del pueblo translúcido en cada héroe.

 

  

 





 

 



 





No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Huesos púrpuras

Mujer tu nombre es el amor, rosa de fuego en la noche gélida de los andes, mi necesidad un cuerpo  que descubre sus misterios,  eres ...