lunes, 18 de agosto de 2014

si fuese poeta







Al cabo de un efímero alivio.


Gigantes molinos

haciendo de la carne,

 papel pintado.

Si yo fuera poeta

sería incansable presente

y mis versos serían

vientos clandestinos

con olor a alfajor

los cristales, laureles,

los sueños, viajeros

de las brisas

con sabor al último ápice

vertiginoso del tiempo,

el silencio, estrellas

refrescándose en el mar

y la luz, calores.

El suspenso, abanicos de pencas

el chaparrón brutal,

las despedidas sin reparo,

recibiría el oxigeno de tu piel

y la luna alzaría sus brazos

cuando el sol le hiciera el amor.

Mis versos serían

claro si fuese poeta,

en mis manos polizontes

tus senos de sílice,

exhala el pecho un gemido sordo

que sería de un toro sardo,

mas me dejaría bailar

a la llegada del caballero

con su inflado escudero

para arremeter contra el coloso,

todo lo perdido nunca fue mio,

puñado de almendras, vasos de vino,

arterias y venas frutadas,

muñequita bailando con sus añicos,

crepúsculo invertido,

nos llenara de pregones,

lo mas apropiada sería

traicionar lo reservado,

disparando un sortilegio 

en los versos de pie quebrado.

Ves mi moza,

podría ser un hombre sin años,

y flores las mañanas.

si el amor que me tienes, 

es como el que te tengo yo,

dime en que me detengo

o en que te detienes.

Si yo fuera poeta mis versos

serían tú.




































No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Al norte del miedo y otras aplicaciones

El mundo se descubre por medio de uno. para hablar de ti es preciso situarse al norte del miedo y otras aplicaciones,  el futuro es un...