lunes, 24 de noviembre de 2014

Bravío
















De todas las estrellas contempladas,



flotantes, patentadas




en el tiempo, en el espacio




esferas díafanas,  caladas,




serpenteantes, desiguales,



registrada en el tacto



recibido y dado,




preferí a la que amaba,




la de la grada intocable,




la del cuerpo unitario




indagado, perseguido,



directriz de su viaje,



surcadora del oleaje,




en ella hay un silencio




coincidente,




y un latido audible



explorable,



de todos los presentes de la tierra



me decidí por su corazón bravío.







































No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Huesos púrpuras

Mujer tu nombre es el amor, rosa de fuego en la noche gélida de los andes, mi necesidad un cuerpo  que descubre sus misterios,  eres ...