sábado, 1 de noviembre de 2014

Tolerancia





Soy el viento diurno que revuelve

el firmamento y canta,

luego de tiritar con los astros de la noche,

a pesar de todo, hogaza 

que amanece, no sé si como siempre,

simplemente una pizca al oeste del sur,


pronóstico y fuga, retroceso del dolor,

una espera en sueños bronceados,

bajo cualquier nube 

dentro de la fiebre de primavera,

inserto en le estrépito,

bordador de los aminores,

el sin embargo te quiero,

aquella ave de paso sedimentada.

Soy el niño que fui

el que en la inmensidad se pierde,

sobre tantos desechos,

todavía un trocito de miedo,

una mirada que indaga, 

corazón que busca,

un rastro de fe en la urbe,

las huellas del horror


fatigadas de tránsitos.

Soy la brisa que quiere decirte al oído,

uno del tropel que inunda la calle,


tolerancia constante.














No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Al norte del miedo y otras aplicaciones

El mundo se descubre por medio de uno. para hablar de ti es preciso situarse al norte del miedo y otras aplicaciones,  el futuro es un...