miércoles, 19 de noviembre de 2014

Marinero de tus aguas







Si, este tu peruanito,

te ama, sin mas que sentir, lo hace,

cuando el silencio está inerte,

y el fino cristal llueve de madrugada.

Extiendo mis brazos


para recibir tu apremio,

nunca mas oportuno, jamás tan necesario,

mi extremo primaveral que puede ser otoño

cobrizo,  floreciente, maracuyá

te dibuja, te escribe, te acepta,

luz de mis profundos proyectos,

un trazo tuyo bastará en las olas,

en lo improvisto, en la inmersión.

Quiero tu azulado mar,


imagen de mis sueños,

tus besos de tierra,

en mis pasos de hombre,

démosle sentido al universo,

Ojos en los pies apenas sumergidos

en el esplendor poniente,

o en la breve niñez,

entrega tus dedos prófugos,

tus manos de pulpa de chirimoya,

tus cabellos circulantes reducidos.

Veo arder en el manantial

transparente, intacto,

tu talle de lumbre, de brasas,

mujer mía de los bosques otoñales,

entre tanta vida ninguna traslada tus latidos,

ni tu mirada de sazón.

De la totalidad eres una

y concisa fuente que irriga mi vida,

hoy, desde temprano y para siempre,


navego, marinero de tus aguas

ordenadas en femenino.
















No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Huesos púrpuras

Mujer tu nombre es el amor, rosa de fuego en la noche gélida de los andes, mi necesidad un cuerpo  que descubre sus misterios,  eres ...