miércoles, 5 de noviembre de 2014

Noviembre







A coger los leños

para calentar los intervalos,

abrigar el sol,

y quemar las horas.

Corazón mío, soberana de la 

fronda  y de la aurora,

esfuerzo inconmensurable

para no perderse en el frío.

Saboreo el fulgor de tu reino

de olivo, de  tregua y ánimo,

levantas en tus manos azules

los aromas de las hierbas.

Melodía firme de los hechos,

la respuesta de alguien,

horizonte de miradas

rostro de besos y memorias,

soledad de tálamos,

metamorfosis de proyectos

a paladares benditos

que traen contigo la confianza.

Qué fortuna haber llegado


para andar este noviembre. 



























No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Orquídeas I

No sé si es caer, pero caigo  en el abismo hipnótico de tus pupilas, hoyo negro  donde la luz tiene razón pero no asidero. Vas cubiert...