lunes, 3 de noviembre de 2014

Sí te digo la verdad







Sí te digo que no miento no lo creerías

aunque tu seas la verdad,

ves como se rompe la noche,

cómo la bandada se destina al sur,

y en tu sangre el universo subsiste,

con usos escogidos y telúricos.

Sí te digo la verdad, no mientes.

Corren las aguas en tus ojos,

de ellos el suelo bebe,

en tus manos germina la semilla,

y se juntan todos los principios de la vida,

llegas como una rosa libre,

como las gotas que suelta la vid

sobre nuestra sed de cristal.

Chubasco de milagros que se escurren

en tu cuerpo y te besan la marcha,

humedecen la oposición perfecta,

la expresión precisa, el gesto completo.

Si te digo que miento, ¿no me creerás verdad?

porque no hay nada que te suprima de pronto,

no hay luz que te asombre en el día,

ni trance que te niegue la vida,

no hay aurora que te ate a una viga,

nada que te encierre en tu propia carne.

























1 comentario:

  1. No me digas que no mientes
    si la duda me perfora,
    no me digas lo que sientes,
    con tu voz rara y sonora.

    Si no mientes no me importa
    y si mientes es tu herida.
    Es tu inquietud la que aporta,
    las razones a mi huida.

    ResponderEliminar

Arrebol

En la mitad de la noche tu corazón es un rebosante candil donde se articula la gama del amor sobre el calor del tiempo, presagio que ll...