miércoles, 24 de diciembre de 2014

Amor arcoiris





El pasado me concedió huellas,

en el canto del río que parte es dos

las altas montañas nevadas.

Una repentina escapada de quien

me mira en el espejo,

deshace los espectros que obstaculizan,

y me tiendo en el aire elásticos

de la intemperie de tu mirada.

Como de rápido va el río

vamos al ritmo de él


en esa dinámica de cielo movible,

aclamación húmeda que mana

lanzando nuestros temblequeos.

Amada, no sólo son míos

esta piel exigente de tu boca,


o la sal contenidas en las gotas

que resbalan por tu faz,

sino tu diciembre, tu clemencia

tu estimulante ingenio.


Vamos que eso no es todo

hay algo que preciso


reconocer como mío,

la pertenencia de las coincidencias,

que ya tejidas nos envuelven

como regalitos navideños.

Nuestro amor no es como tal o cual

ni siquiera  platónico.

Nuestro amor es arco iris,

necesita de una tormenta

y un rayito de sol,

para broncear la uva,

para aclarar nuestros ojos,

donde sin ayuda nos miramos.




































1 comentario:

Al norte del miedo y otras aplicaciones

El mundo se descubre por medio de uno. para hablar de ti es preciso situarse al norte del miedo y otras aplicaciones,  el futuro es un...