lunes, 15 de diciembre de 2014

Verano e invierno




Tal vez soy la voz

que grita en el desierto,


ecos de brumosa transparencia,


o un simple espejismo de manos


que aún incluyen huesos

extendidos para tocarte


tus entrañas de pan,


en las noches sesgadas por teas.


Se hacía verano e invierno,


para este caso es lo mismo,


opacas sonrisas de píxeles,

pintadas otra vez del mismo color.

La realidad, sobre todo


es un sueño para otros,


la lumbre que a veces es inherente


deja los restos de siempre.

Interpreta omisiones,

o corrige esperanzas,

somos más viejos y sinceros,

sin dejar de ser un caudal ajeno,


confundido con la víspera del propio.


Engañan los que afirman

que extravíe la luna,

los que anunciaron mi futuro de polvo,


no creyeron en el brote del universo,


¡ábrete tierra y germina!


te arrojo a la vista flechas brillantes

de nuestro amor y pretendo, exijo,

el olor que sueltan tus huellas 

cuando me pierdo en la oscuridad


de la noche bajo tus párpados.    
















































No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Animal penitente

 Mi amplia prisa entrega la magnitud de mi coraje. es claridad la lumbre y empacho la luna,  Escapo en dirección a la esencia m...