lunes, 8 de diciembre de 2014

El grano del día




A bordo del futuro, 

algunos pocos intervalos

me quedan aún,

para amar y desmenuzar

el grano del día,

amada, tú haces que el astro

cante y la luna baile,

en el mismo horizonte,

con el mismo trino de la tarde.

Que los cipreses se pronuncien

en su verbo frondoso, 

haces que el mar desde su

profundidad nos acaricie

los pies, las mitades.  

No hay tiempo, ni espacio


sólo amor, en cada exiguo.

En cada soledad prometida, 

el pretérito se fuga en silencio,

dejo de ser infractor ante mi mismo,

en medio de los pasillos ardientes,

tu voz es la lluvia de verano,

es mi patria y mi espada,

es quien alza vuelo y me acompaña.




































1 comentario:

  1. Qué cosa más deliciosa,es leer buena poesía!!!
    Un cordial saludo poeta!!!!

    ResponderEliminar

Animal penitente

 Mi amplia prisa entrega la magnitud de mi coraje. es claridad la lumbre y empacho la luna,  Escapo en dirección a la esencia m...