viernes, 26 de diciembre de 2014

Laztana




Una manera de no existir

es hallarse sin ti,

sin que tú seas quien espante

la densa noche,

con tus pechos sensibles

y toda esa túnica rosada

de preciosa honestidad.

Sin que atravieses el sur


con esa procedencia azul,

que hace posible,

la única coincidencia

entre yo mismo y la cabalgata

de tu mirada cobalto,

que trasciende la niebla


y el asfalto de papel.

El no ser, el no existir

debe ser como quedarse


sin tus manos iridiscentes,

que se atreven como los

pétalos de las rosas a expandirse,

o sin ese empuje repentino apremiante

de saber  la vida,

agua de manantial, andanada laztana,

ahora lo sabes con exactitud,


las flores de mi jardín

con las que puedes jugar

son porque tú eres

y me digo a mí mismo, 

como lo conjuguemos

somos amor.


















1 comentario:

Animal penitente

 Mi amplia prisa entrega la magnitud de mi coraje. es claridad la lumbre y empacho la luna,  Escapo en dirección a la esencia m...