martes, 16 de diciembre de 2014

Cuando quieras









En la estrechez del cada día




hay un presente espléndido,




el mismo futuro que se acerca




contigo y algunas astillas del infinito.




Entre los filudos chillidos metálicos



de las actividades literarias,



mi guitarra es un encanto inalterable,




que me libera de mis desperdicios,




para definir mi corazón salvaje,




vuelo de bandadas que conocen



la tranquilidad de la naturaleza.



Transito como un navegante lejano,



sí me abstraigo no te veo,



aunque te sigo oliendo



al caminar por la fronda de tu orilla,




mi mano espaciosa, cálida,


roja y diseminadora,



te alcanzará la coincidencia de mi almendra,




cuando quieras herirte desde el espanto,




cuando quieras privarte de problemas,


cuando quieras quererme con demora.


En el horizonte de tu mirada

hay relámpagos y truenos,

y el sabor de mi deseo,


en tus ojos está el hoy que florece.





























No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Arrebol

En la mitad de la noche tu corazón es un rebosante candil donde se articula la gama del amor sobre el calor del tiempo, presagio que ll...