sábado, 27 de septiembre de 2014

Mi aurora y tu clarear








Todo tiene su tiempo,

ni antes, ni después,

entero en su momento,

eres la sencilla locura de mi despertar,

fluido claro que me exijo beber,


entrañable lo pones en mi boca,

lluvia tenue de primavera

con labios  fecundos de mora.

Sin importarme ni como y porque

me trepo al mundo sin precisar otro lugar

que el aroma de tu tez abierta,

trigo, madera, sal y dolor

con las que el universo envuelve,

te supe, te figuré, te amé 

lo hago sin que lo sepa,

a mi sonrisa le urge la tuya,

sonríe y desviste mi alma,

libera las horas olvidadas

para sembrarte en mi jardín


de sangre y canciones, 

cuando voy contigo se detiene mi vida,

y se espanta la frialdad que venia conmigo 

y ardo porque el fuego es tu ámbito.

Ríe y perfila esperanzas

recoge con besos mis miradas,

limpia mi cielo de frenos,

quiero en mi orilla tu oleaje,

sorber del arroyo tu mirar,

tus manos, mis manos, 

trenzar mi aurora con tu clarear.























    

  






















1 comentario:

Animal penitente

 Mi amplia prisa entrega la magnitud de mi coraje. es claridad la lumbre y empacho la luna,  Escapo en dirección a la esencia m...