martes, 16 de septiembre de 2014

Tengo sed







Resplandeciente rosa roja

resuelta en el huerto del augurio,

atractiva viajera sideral

floreciente eterna, 

por mas que dejas, vuelves

como las olas de la abundancia,

ahora en este instante 

tu te has reconocido

en los recovecos de mis besos,

ambos, ternura mía acuñamos 

el silencio ligado desde el principio,

tengo sed de tus labios, 


de tu boca perfectamente humedecida,

de la palabras que desteje la noche,

de la correspondencia de mi ojeada,

de tus manos perenne manantial

del amanecer de tu piel 

del aroma de tu suspiro 

tengo sed de la luz de tu sonrisa,

de tu oposición absoluta,

de tu generosidad íntegra.  









No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Orquídeas I

No sé si es caer, pero caigo  en el abismo hipnótico de tus pupilas, hoyo negro  donde la luz tiene razón pero no asidero. Vas cubiert...