miércoles, 3 de septiembre de 2014

Voz de manzana






Soy un hombre presto a amar,

esto nadie me lo quita,

y tu quizás eres como el pan

sin levadura ni margarina


sin esperar otro día de soles

con olor a violines y voz de manzanas,

¿como etiquetar el sabor

del  unicornio perdido de invierno?

Ahora estoy, ahora ves,

el sol me dejó los pies encendidos

en el jardín de los silencios y las plumas,

ser valiente no es cuestión de azar,

hasta que esto acabe

cuantas cosas sencillas pasarán,

tu también tienes que ver,

me vestiré de piel al amanecer

solo para quitarme el disfraz. 

Este setiembre traerá mas que una primavera,

tu me tocarás en realidad, si lo harás

en los parapetos del amor, levantados

sobre la vereda discrepante de la paz,

perdona mi osadía de almendras

el reloj de mi tiempo biológico 

y a estas lineas escritas por tantas manos

de una sola palma, por una sola vez. 







.














No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Al norte del miedo y otras aplicaciones

El mundo se descubre por medio de uno. para hablar de ti es preciso situarse al norte del miedo y otras aplicaciones,  el futuro es un...