lunes, 22 de septiembre de 2014

Querida mía









Hace ya tiempo que el universo

sabe de tí, semilla que guarda

la magnitud perpetua

hacia la raíz, hacia los cielos.

eres fiel como el pan nuestro,

lumbre de tus ojos al firmamento,

trigo, viga, rocío, fiable esencia,

madera balsa al borde del billabong

al peso de tu fuerza el calor aumenta,

te hicieron del buen lodo del este

y te horneaste lejos de las manos con sangre

en los años de los hermanos boquiabiertos.

Al darte te das entera como la brisa,

como el si del acorde de mi canción, 

como la lluvia de la primavera 

o como el frío que no existe entre los dos,  

rodaremos tu en el sentido del reloj yo viceversa

hasta juntar la tierra en nuestras manos.

solo para seguir viviendo querida mía  



















   
   
   

1 comentario:

Animal penitente

 Mi amplia prisa entrega la magnitud de mi coraje. es claridad la lumbre y empacho la luna,  Escapo en dirección a la esencia m...