sábado, 13 de junio de 2015

Saberte rosal




El ayer se puso zapatillas

y me dejó sin sombra

con un pie tatuado 

donde se lee, 

tal vez si o tal vez  no 

y todo lo contrario,

Permíteme empezar

que me tengo que crear.

como la mañana

en el canto del zorzal,

misteriosamente,

a través de la noche y el alma,

entre dardos de diamelas

y tangibles cosas inciertas.

Nazco, sin saber como, 

escucho el acorde apiadante

en el aroma que gotea


sobre mi lengua,

acabo de llegar

no sé ni dónde ni cómo,

las pupilas dilatadas

con las que mastico la vida

y pensamientos curvados

me dicen que te ame

sin detener el placer,

la palabra es otro sonido,

como los siete pétalos  

que navegan bajo el puente,

enciendo la mirada

que pregunta tu nombre, 

me pincharon las espinas,

hasta saberte rosal

y aquietarte en mi boca,

como mi torso en tu mano,

invisible, invencible, 

la tarde de otoño

vibra al pie de la escalera

sin ascender ni descender

al frente se pinta tu figura,


es como saber que de este modo

somos un espacio velozmente
 
ocupado por el hambre

de todo lo nuevo,




1 comentario:

Huesos púrpuras

Mujer tu nombre es el amor, rosa de fuego en la noche gélida de los andes, mi necesidad un cuerpo  que descubre sus misterios,  eres ...